Chagual

Puya chilensis
Es una especie botánica terrestre, bromélida, originaria de las estribaciones áridas andinas de Chile. Nombre común: Cardón, chagual, chaguol, montera.

Dentro de las Bromeliáceas se encuentra el género Puya, formado por unas 180 especies de plantas perennes originarias de los Andes, especialmente de Chile. Son plantas de crecimiento muy lento que forman rosetas de largas y finas hojas con bordes espinosos (incluso en los ejemplares jóvenes). La espiga floral puede alcanzar los 2 metros de alto y tarda más de 20 años en aparecer; las flores son de color amarillo verdoso. Es una especie perenne que forma rosetas grandes, densas de seudohojas gris verdosas, con márgenes espinosos. Las flores verde amarillentas están en espigas de más de 2 m de altura (no es raro 35 decímetro), y se asemejan a una maza medieval. Fruto cápsula con semillas aladas. Se multiplica bien por plántulas; pudiendo colonizar grandes áreas. Crece lentamente, pudiendo tardar veinte años o más en florecer.

Las espinas están tan bien montadas apuntando hacia todos los ángulos, y es común que queden atrapadas aves y otros pequeños animales; que, impedidos de escapar, mueren de hambre y sus restos caídos muy cerca dan nutrientes adicionales al cardón. Son plantas de crecimiento muy lento que forman rosetas de largas y finas hojas con bordes espinosos (incluso en los ejemplares jóvenes). La espiga floral puede alcanzar los 2 metros de alto y tarda más de 20 años en aparecer; las flores son de color amarillo verdoso. En su hábitat es fácilmente propagada de semilla, y de joven es una planta ornamental de interiores, fina. Crece bien afuera si es capaz de superar ligeras heladas, y no debería estar a por debajo de temperaturas nocturnas de 5 °C. En regiones más frías, requerirá protección y será mejor su crecimiento en invernáculo o en maceta, permaneciendo en el interior en invierno.

Puya chilensis requiere suelo bien drenado, libre de calcáreo. Tolera sequía, pero aprecia buen riego en verano. Es susceptible a hongos de raíz si el invierno es húmedo. Tolera algo de sombra, pero crece mejor a pleno sol. Las espinas, aún en plantas muy jóvenes, son muy agudas y lastiman, debiendo manipularse con cuidado, recomendándose ropa gruesa protectora. Y siempre evitarlas si por el sendero pasarán niños. En su hábitat natural Crece en estribaciones áridas de los Andes del centro de Chile, así como también en las zonas costeras de suelo rocoso, entre la IV Región de Coquimbo, VI Región y hasta la Región del Biobío. Común en caras nortes de lomas del matorral chileno en áreas a 300-1000 msnm. Su conservación no está considerada bajo amenaza.